martes, 9 de mayo de 2017

Una buena cosecha pero los campesinos sobreviven entre la escacez y las dificultades.




3 de mayo de 2017

Difícil y dura ha sido la zafra tabacalera para muchos de los productores de tabaco en el municipio de San Juan y Martínez, Pinar del Río, Cuba. Aunque el gobierno en el municipio y la provincia se jactan en hablar de la calidad de la hoja y el esfuerzo para el cumplimiento del plan, en verdad han sido los campesinos, quien por necesidad han puesto todo su empeño en lograr recolectar en el tiempo máximo toda su cosecha bajo una lluvia de dificultades que le a puesto la misma empresa.

Muchos de los productores de tabaco tuvieron que parar en alguna que otra ocasión por la afectación en los conos de hilos, muy limitados o mal distribuidos. Muchos tuvieron que parar y trasladarse a casas de tabaco vecinas a pedir cujes prestados para poder así continuar el ensarte.  Aunque todos se vieron afectados por la prolongada sequía en el occidente del país también perjudicó en gran consideración el riego por turbinas que siempre cuentan con un horario y un tiempo muy limitado.   Sumando a esto que cuando se sobrepasan en los kilowatt/hora, es el productor quien pierde en semanas por el riego.

Ha sido muy buena la cosecha del tabaco en este año 2017 para el campesino sanjuanero que han tenido en muchos casos que recurrir a la construcción de tendales al aire libre por la poca capacidad en sus aposentos y buscar espacio, no se le han entregado los materiales y recursos para que así sea.


Demasiados han sido los tropiezos en esta zafra como en otros anteriores y las proyecciones por parte del organismo tabacalero para mejoras son pocas o ninguna. Conversando con varios productores me cuentan: “el gobierno o empresa quieren que cumplamos pero son ellos  quienes no cumplen con nosotros.

Cuando existía la campaña Cubanland* no había estos problemas, había seriedad en el trabajo y mucha preocupación en de que el obrero tuviera los recursos a la mano por mínimo que fueran, el salario no era grande pero cubría las necesidades de aquel entonces.  No teníamos que esperar por varios meses para cobrar el fruto de nuestro trabajo como ahora sucede”.


Años atrás muchas de las casas de tabaco fueron afectadas por fenómenos meteorológicos y muchos han tenido que improvisar cubriendo su deterioro con telas de chiclo para no trabajar al descubierto.  Todo esto se hace con el verdadero empeño de los productores de tabaco de San Juan y Martínez, que sobreviven entre la escacez y las dificultades.

Por Osmani Miranda y Leodan Suarez Quiñones, Defensor del Pueblo, Representante de la Comunidad LGBT en el Occidente Cubano y Delegado del CID en San Juan y Martínez, Pinar del Río.

*Seguramente se refiere a la empresa Canada-Cuba Land and Fruit que tenía fincas de tabaco en Cuba.


         Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

0 comments:

Publicar un comentario